SOS REAL OVIEDO

Miguel L. Serrano.

Pulso las teclas con más rabia que nunca, como si jamás hubiera sentido tanta necesidad de escribir. Teclear tan fuerte es mi forma de llorar, la única manera que encuentro de describir mi desilusión. Mis dedos presionan las letras a toda velocidad tratando de encontrar consuelo. No lo veo, no existe. Tras estas frases se esconde un tipo harto y desencantado, cansado de esperar, exhausto de la información. Por primera vez en mucho tiempo, ya no quiero ninguna explicación más. Huyo de las versiones que tratan de darle sentido a todo lo sucedido. Estoy saciado de promesas demagógicas y ya nada me produce una mínimo de seguridad. No acepto más argumentos y, por sorprendente que parezca, me aburren hasta las noticias. Siento que la desgracia espera siempre al final de cada una. Irremediablemente.

No tengo ganas de seguir escarbando. Esta vez, noto que mi sentimiento circula por delante de mi profesión. No me sale contar qué pasa porque me da pena. Me esmero, aunque me cueste, en evitar plantearme qué ocurrirá. Hago esfuerzos por obviar el cómo, el cuándo y el por qué. El ayer es nostálgico y el mañana temeroso. Prefiero vivir en la incertidumbre del ahora porque, en esta situación, la duda enmascara pensamientos peligrosos. Me da miedo encontrar argumentos feos y sospechosos que me alumbren el final del camino. Quiero evitar pensar. No es cobardía, se trata de administrar el tiempo. Percibo que no hay tiempo para eso. ¿Para qué, pues, buscar la razón en un club repleto de contrasentidos?

No es momento de reflexionar. Ni de protestar. Ni de llorar. Para qué. Es hora de actuar, de rumiar la (penúltima) bofetada en silencio y de someterse a las necesidades del enfermo de forma gratuita, como siempre. Otra vez. El Oviedo se va, se desintegra peligrosamente en manos de unos tipos que pretenden negocio a costa de 84 años de historia. Nunca tuve tan cercana la sensación de que este equipo estuviera tan próximo a la descomposición definitiva.

La solera de la entidad luce desconsoladamente acuchillada como un muñeco de vudú. El equipo deambula en la absoluta mediocridad, la plantilla está lamentablemente ‘desasturianizada’, el puesto de entrenador es un mero refugio para un señor que (por deferencia hacia su ex entrenador) debió salir hace meses, muchos dirigentes tragan el marrón de continuar por obligación y el máximo accionista es un tipo sin escrúpulos, incapaz, en su día, de saber que el fútbol es incompatible con el negocio; y, ahora, lo suficientemente avaricioso y mezquino como para no aceptar su venta por unos cuantos euros de menos, apoyándose, además, en excusas tan aparentemente coherentes como nada creíbles. La figura de Alberto González está tan sumamente desgastada que resulta inevitable reírse (por hacer algo) de cualquiera de sus explicaciones.

El amago mexicano supuso el mayor soplo de oxígeno para el Oviedo en años y, a la vez, la mayor de las decepciones. Por muy desconocidas que fueran las manos aztecas, por muy dudosa que resultara su limpieza, la novedad creaba ilusión, dibujaba fantasías, disparaba la esperanza. Así que el inesperado gatillazo se barrunta como la llamada de urgencia definitiva. La Tercera División está lista para propinar la estocada decisiva, de hacer realidad la peor de las pesadillas.

El panorama es así de árido y desolador, lo suficientemente doloroso como para volver la mirada y gastar esfuerzos inútiles en pedir responsabilidades. Los culpables van sobrados de publicidad, así que no merece la pena nublarse ahora por su mísera gestión. Al Oviedo, afortunadamente, le sobra afición y, por el momento, dispone de tiempo. Son los únicos activos reales que le quedan, a la espera de algo mejor. No vale mirar atrás, ni pensar, ni gritar, ni regodearse en la injusticia. Sólo hay que actuar: escuchar al corazón y dejar brotar el oviedismo para darse cuenta de que el equipo implora más que nunca el apoyo de su hinchada. La marea azul debe volver a ser el suero que le mantenga con vida, debe hacer correr el problema para abrir la caja de las soluciones, debe acudir al estadio, arropar al equipo para que sienta sus fuerzas, que son muchas. Sólo por ahí se puede invertir el precipicio y comenzar nuevamente a escalar.

El presente, desgraciadamente, es tan poderoso que sólo demanda inmediatez. Es hora de actuar. No esperes. SOSREALOVIEDO.



Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Fútbol análisis

3 Respuestas a “SOS REAL OVIEDO

  1. pvaldes

    Hay tiempo, hay que pensar que esto no es un punto final, sino un punto y aparte. Y como bien dices somos el unico equipo cuyas riendas las lleva la afición, y no la directiva. Y por lo tanto está claro que todo va a salir bien!
    Hala Oviedo!

  2. Azul

    Son 4 meses de lucha y esperemos que al final,esperanza…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s